COUNTRY CLUB

A mediados de los años 70, por gestiones de Rodrigo Paz 45 hectáreas en el sector de La Pampa, más allá de Pomasqui, fueron el lugar escogido para levantar allá el centro de entrenamiento de la división profesional y las divisiones formativas, así como para ofrecer a los socios del club un espectacular sitio de descanso en el norte de la ciudad de Quito.

Con el respaldo de Edwin Ripalda, ingeniero y expresidente y bajo la supervisión de Guillermo Vilac, día a día se fueron perforando los pozos, instalando las tuberías y sembrando los arboles q ahora lucen en el complejo en la Mitad del Mundo.

Existen hoy 16 canchas de arcilla para el tenis y 4 de cemento junto a un estadio reglamentario. Se diseñaron también 5 canchas de ecuavoley, también dispone de 4 piscinas y un tobogán, además de baños turcos y saunas sin que falten espacios para el raquetbol y el squash.

Pensando en todo, se proveyó a los atletas de gimnasios completos y pistas para el cross country, todas ellas bordeadas por la vegetación de los espacios destinados a la recreación de los niños y el reposo de los papás donde se diseñaron sitios para parrilladas, así como cafeterías, bares y restaurantes. Desde entonces, en los programas vacacionales, cientos de niños son atendidos por profesores de seis deportes.

En cuanto a lo fundamental, el equipo profesional dispone de una cancha exclusiva para sus prácticas, mientras los chicos que aspiran a ser cracks juegan en el estadio llamado El Cascarón, un escenario con capacidad para 4500 espectadores.

Tomado del libro EL SIGLO DE LIGA