Una noche de ensueño se vivió el pasado sábado en Ponciano. El estadio Rodrigo Paz pintó con luces y fuegos pirotécnicos el cielo de Quito en la Noche Blanca 2019. Murga, Rock, y mucha emotividad de parte de los protagonistas e hinchas que se hicieron presentes dieron forma a una fiesta que quedará grabada en la retina, mente y corazón de todos los hinchas albos que siguieron el partido sea desde Casa Blanca o desde sus casas en una magnífica transmisión de DirecTV.

El show inició cuando todavía los últimos rezagos de sol alumbraban el cielo capitalino, con una presentación de percusión del grupo ‘los Demonios’; después con la animación de Ronald Farina se realizó un homenaje con un sonoro aplauso a Don Rodrigo Paz, para después dejar como protagonista a la camiseta centenario, la que nos dio el campeonato y la que, mientras los albos la portaron se mantuvieron invictos en la recta final del año anterior.

Un show de luces y bailarenes con trajes LED calentó al ambiente para que posteriormente, con música de ACDC y Guns N’ Roses los guerreros albos desfilaran mientras en las pantallas del estadio aparecían cada uno mostrando un cinturón de campeones, un símbolo de la defensa del título de los albos durante esta temporada.

Una vez todo el plantel fue presentado, incluyendo cuerpo técnico, médico y de utilería; la gran voz de Alexandra Cabanilla se abrió paso con las canciones de una banda mítica, Queen, todo el estadio coreó We Are The Champions mientras los capitanes albos levantaban una vez más la copa obtenida en Diciembre 2018 para después con golpes y palmas invitar a que todo el Estadio se sume y cante junto con Alexandra el We Will Rock You.

Finalmente, el partido frente a Santa Fé estuvo lleno de emociones, los albos se vieron en desvantaja 2 veces pero, con goles de Anderson Julio y Jhojan Julio (desviando un remate de Andrés Chicaiza) el partido finalizó 2 a 2 con un Estadio Rodrigo Paz que se vistió de gala con un lleno total en sus gradas.

Agradecemos una vez más el gran apoyo de nuestra hinchada, lo que nos reafirma en el compromiso de dejarlo todo en la cancha y defender con altura y orgullo el título que ganamos el año pasado.